Andina

Machu Picchu: conoce otros deslumbrantes destinos arqueológicos para visitar en Perú

Publicación de viajes Condé Nast Traveler destaca lugares emblemáticos como Kuélap, Chan Chan, entre otros

Si bien la ciudadela inca de Machu Picchu es el principal atractivo turístico del Perú, existen otros sitios arqueológicos en diversas regiones que concitan la creciente atención de los visitantes extranjeros interesados en viajar a nuestro país. Uno de ellos es la fortaleza de Kuélap, ubicada en la región Amazonas, al noreste del Perú. ANDINA/Vidal Tarqui

Si bien la ciudadela inca de Machu Picchu es el principal atractivo turístico del Perú, existen otros sitios arqueológicos en diversas regiones que concitan la creciente atención de los visitantes extranjeros interesados en viajar a nuestro país. Uno de ellos es la fortaleza de Kuélap, ubicada en la región Amazonas, al noreste del Perú. ANDINA/Vidal Tarqui

06:00 | Lima, dic. 28.

Si bien la ciudadela inca de Machu Picchu es el principal atractivo turístico del Perú, existen otros sitios arqueológicos en diversas regiones que concitan la creciente atención de los visitantes extranjeros interesados en viajar a nuestro país.

La publicación internacional de viajes y turismo Condé Nast Traveler destacó algunos destinos emblemáticos considerados como alternativas a Machu Picchu.


Kuélap

La ciudadela fortificada de Kuélap es actualmente el principal atractivo turístico de la región Amazonas y sigue cosechando reconocimientos a escala internacional.


Esta fortaleza construida íntegramente con piedras, entre los siglos XI y XVI d.C., constituye la mayor herencia material de la cultura Chachapoyas. Está localizada en la cima del cerro Barreta, en la parte alta del valle del río Utcubamba, en la provincia de Luya, a poco más de 70 kilómetros al suroeste de la ciudad de Chachapoyas. 


Este complejo posee una arquitectura circular que se extiende a lo largo de casi 600 metros y tiene como perímetro una muralla que en algunos puntos alcanza los 19 metros de altura. Existen tres entradas que permiten acceder al corazón de la fortaleza. En una de ellas los pasadizos van estrechándose hasta impedir que pase más de una persona a la vez, lo que facilitó la defensa de sus antiguos habitantes.


Desde marzo del 2017 se puede llegar con mayor facilidad a la ciudadela de Kuélap gracias al teleférico, el primero que opera en el Perú, reduciendo el tiempo de traslado, a pie en aproximadamente tres horas por una trocha de 32 kilómetros, a solo 20 minutos.


Gracias al teleférico y el incremento de vuelos desde Lima se ha vuelto más accesible la visita a este complejo arqueológico cuya construcción, hecha por la civilización Chachapoya, es más antigua que Machu Picchu. Por ello, hoy en día se encuentra en los planes de muchos viajeros nacionales y extranjeros.


Chan Chan

Es la ciudad de adobe más grande de América y capital de la civilización Chimú. En el interior del complejo arqueológico se aprecian plazas, almacenes, viviendas, talleres, mercados y templos en más de 20 kilómetros de extensión. En el centro de esta ciudadela preinca, que se remonta al año 600 d.C. se ubican nueve palacios. Dentro de la ciudad vivían 20,000 personas.


Resalta también la presencia de almacenes donde se depositaban productos manufacturados del exterior, como artesanías y orfebrerías, que llegaban para tributar a sus dioses. Sus plazas y corredores lucen decoraciones de relieves polícromos.


Los recientes hallazgos arqueológicos en Chan Chan, han puesto a este complejo en el centro de la atención mundial. En octubre del año pasado se presentaron 19 estatuillas de madera de más de 750 años de antigüedad y un mural decorado que fueron descubiertas en el ingreso principal del conjunto amurallado Utzh An.


Las 19 figuras de madera muestran la iconografía, la religiosidad y cosmovisión de los chimú, y le dice a la gente que está ingresando a un lugar muy importante; además de la magnificencia de los muros con relieves. Esta es la primera vez que se registra en Chan Chan un corredor de ingreso a un patio ceremonial completamente decorado con relieves en barro. El área decorada tiene 33.13 metros.


En 1986 la Unesco la incluyó en la Lista de Patrimonio Mundial. El organismo internacional considera que Chan Chan aporta un testimonio único, o al menos excepcional, sobre una civilización desaparecida.


Huacas del Sol y de la Luna

Se ubican a 8 kilómetros al sur de Trujillo, departamento de La Libertad, dentro del Valle de Moche. Este complejo arqueológico fue capital de la cultura Moche durante los siglos I y VII d.C y su extensión actual es de 120 hectáreas.


Construida por la cultura Moche, las huacas fueron importantes santuarios de la cultura Mochica. Estos monumentos fueron hechos a base de adobe que dieron lugar a la formación de plataformas. La huaca del Sol alcanza una altura promedio de 40 metros, mientras que la Huaca de la Luna unos 21 metros.


La Huaca del Sol funcionó como centro político- administrativo, el cual se compone de plataformas de varios cuerpos en diferentes niveles, empleándose en su construcción más de 140 millones de adobes. Según cuentan las leyendas, esta estructura fue construida en tres días por un cuarto de millón de hombres pertenecientes a la cultura Mochica.


Por su parte, la Huaca de la Luna se ubica frente a la Huaca del Sol y funcionó como centro ceremonial. Está conformada por tres plataformas y cuatro plazas ceremoniales delimitadas por muros de adobe. La fachada norte está decorada con bellos relieves policromados y escenas alusivas a una de las deidades del templo denominada “La Deidad de las Montañas”.


También cuenta con seis templos que fueron construidos uno encima del otro, en diferentes periodos de tiempo, 
teniendo como finalidad el desarrollo de ceremonias y rituales. Por el lado de la plataforma superior se puede observar una serie de salas decoradas con figuras humanas.


Ollantaytambo

Lugar histórico también conocido como “la fortaleza de los dioses”, es uno de los atractivos turísticos más concurridos en de Cusco. Este sitio funcionó como un centro ceremonial para los incas, además de ser un puesto de control para quienes pasaban por el Valle Sagrado. Las grandes murallas, las torres de vigilancia y el perfecto tallado de las paredes de piedra impresionan a todos los viajeros que lo recorren.


Las construcciones de Ollantaytambo tuvieron un el rol de proteger el Valle Sagrado. Debido a su ubicación estratégica, fue un centro de operaciones durante la invasión española. Además, los investigadores indican que fue un sitio en donde se le rindió culto al agua.


La fortaleza se ubica en el distrito del mismo nombre, a unos 90 kilómetros de la ciudad del Cusco. Hasta la fecha, aún viven familias allí, en medio de las calles por las que caminaron sus ancestros.


Moray

Se trata de terrazas o andenes agrícolas construidos en depresiones u hoyos naturales gigantescos. Estas terrazas están superpuestas concéntricamente, tomando la forma de un gigantesco anfiteatro. El hoyo mayor tiene una profundidad de 150 metros y el promedio de altura de los andenes es de 1.80 metros.


Según historiadores estas construcciones constituían un importante laboratorio agrícola del imperio incaico. Ya que sus andenes están construidos con sus respectivos canales de irrigación y cada una de ellas constituyen un microclima. Lo que llama la atención es la gran diferencia de temperatura media anual entre la parte superior y el fondo de las depresiones, diferencia que llega a tener hasta 15°C.


Los andenes, construidas sobre muros de contención rellenados con tierra fértil y regada mediante complejos sistemas 
de irrigación, permitían cultivar más de 250 especies vegetales. Estos andenes sirvieron de laboratorio agrícola inca para experimentar con sus cultivos. Moray encierra historia y belleza paisajística.

(FIN) LZD/MAO

También en Andina:



Publicado: 28/12/2019
Loading...