Andina

Telescopio de la NASA revela secretos del primer cometa interestelar

Las próximas observaciones del cometa 2I / Borisov serán enero de 2020.

Cometa 2I / Borisov, el primer cometa interestelar. Imagen creada con de exposiciones separadas adquiridas por el instrumento WFC3 en el telescopio espacial Hubble. El color resulta de asignar el color azul a una imagen monocromática (escala de grises). Créditos: NASA y el Space Telescope Science Institute (STScI)

Cometa 2I / Borisov, el primer cometa interestelar. Imagen creada con de exposiciones separadas adquiridas por el instrumento WFC3 en el telescopio espacial Hubble. El color resulta de asignar el color azul a una imagen monocromática (escala de grises). Créditos: NASA y el Space Telescope Science Institute (STScI)

13:03 | Lima, oct. 21.

Por Harold Moreno Luna

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha dado a los astrónomos la mejor vista, hasta el momento, del cometa 2I / Borisov, cuya velocidad y trayectoria indican que proviene de más allá de nuestro sistema solar.

Esta imagen, tomada el 12 de octubre de 2019, es la vista más nítida del cometa hasta la fecha. El Hubble reveló una concentración central de polvo alrededor del núcleo, que es demasiado pequeño para ser vista por este instrumento. Se trata del primero que proviene del espacio interestelar, confirmado por el equipo de observación de la NASA.

Además, el cometa 2I / Borisov es el segundo objeto interestelar conocido que ha pasado a través del sistema solar. En 2017, el primer visitante interestelar identificado fue un objeto oficialmente llamado 1I/'Oumuamua, que se balanceó a 24 millones de millas del Sol antes de salir del sistema solar. 

"Mientras que 'Oumuamua parecía ser una roca, Borisov es realmente activo, más como un cometa normal. Es un enigma por qué estos dos son tan diferentes", dijo David Jewitt, investigador de la Universidad de California,  líder de la Equipo del Hubble de la NASA que observó el cometa. 





¿Por qué es importante?

Este cometa proporciona pistas invaluables sobre la composición química, la estructura y las características del polvo de los bloques de construcción planetarios presumiblemente forjados en un sistema estelar alienígena hace mucho tiempo y muy lejos. 

"Aunque otro sistema estelar podría ser bastante diferente del nuestro, el hecho de que las propiedades del cometa parecen ser muy similares a las de los bloques de construcción del sistema solar es muy notable", señaló Amaya Moro-Martin, especialista del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore. 

Hubble fotografió el cometa a una distancia de 260 millones de millas de la Tierra. Borisov se acercará más al Sol el 7 de diciembre del 2019, cuando estará dos veces más lejos del Sol que de la Tierra. 

El cometa sigue un camino hiperbólico alrededor del Sol, y actualmente está ardiendo a una velocidad extraordinaria de 110,000 millas por hora. "Está viajando tan rápido que casi no le importa que el Sol esté allí", agregó Jewitt. 

A mediados de 2020, el cometa pasará la distancia de Júpiter de 500 millones de millas en su camino de regreso al espacio interestelar, donde se desplazará durante incontables millones de años antes de bordear otro sistema estelar. 

De acuerdo con información de la NASA, el astrónomo amateur Gennady Borisov descubrió el cometa el 30 de agosto del 2019. Su trayectoria confirma que proviene del espacio interestelar. 



Investigación en curso


Hasta ahora, todos los cometas registrados provienen de un anillo de escombros helados en la periferia de nuestro sistema solar, llamado cinturón de Kuiper, o de la hipotética nube de Oort, un caparazón de cometas a un año luz del Sol, que define la dinámica borde de nuestro sistema solar. 

Borisov y 'Oumuamua son solo el comienzo de los descubrimientos de objetos interestelares que hacen una breve visita a nuestro sistema solar, según los investigadores. Los estudios citados por la NASA revelan que hay miles de estos cometas que aún son demasiado débiles para ser detectados por los telescopios actuales. 

Las próximas observaciones del cometa 2I / Borisov serán enero de 2020, y se planean algunos estudios adicionales. "Los nuevos cometas siempre son impredecibles", dijo Max Mutchler, otro miembro del equipo de observación del Hubble. "A veces se iluminan repentinamente o incluso comienzan a fragmentarse al exponerse al intenso calor del Sol por primera vez. El telescopio Hubble está listo para monitorear lo que suceda después con su sensibilidad y resolución superiores", aseguró.

(FIN) NDP/HML/SPV

Más en Andina:



Publicado: 21/10/2019
Loading...

Te puede interesar